sábado, 6 de noviembre de 2010

Dudar, tener ese incertidumbre de no saber qué creer y que no. De llegar a desconfiar de algo o alguien. De sospechar. De sentirse vacio, al no encontrar esa respuesta.
De preguntarse una y otra vez, y de no entender eso que nos inquieta.
¿Qué es lo que siente por mí? ¿Me ama? ¿No me estará mintiendo?
Y aunque uno quiera despejar todas esas dudas, resulta imposible. ¿En algún momento nos daremos cuenta? ¿Sabremos cómo son las cosas en verdad? ¿O simplemente tenemos que vivir con esas dudas pendientes?

0 comentarios:

Publicar un comentario