miércoles, 20 de octubre de 2010


Existen ciertos momentos en que necesitamos tomar decisiones. La vida constantemente nos impone tomar decisiones. De caer en esa encrucijada de no saber para donde ir, de no saber cuál es la decisión correcta. De tener que diferenciar que está bien y que está mal.
Cualquiera decisión que tomemos, influirá en el rumbo de nuestro futuro. Si decidís algo tu futuro va a ser de una forma. Pero si decidís otra cosa, tu futuro va a ser diferente. Capas que por eso nos cuesta tomar una decisión, porque lo que está en juego es nuestro futuro. Y nos da miedo equivocarnos con la elección. Sería más fácil que otro decidiera por nosotros.
Dicen que de los errores se aprende, entonces se puede superar una decisión incorrecta. Nadie nos enseño en la vida, como decidir. Ni tampoco nadie sabe cuál va a ser la decisión correcta.
Todos podemos dudar y tener temor, nos puede costar mucho decidir. Pero siempre vamos a tener que elegir que hacer. Vamos a tener que decidirnos por algo. Aunque después pensemos
¿Que hubiera sido si no hubiera tomado esta decisión?


0 comentarios:

Publicar un comentario