miércoles, 18 de agosto de 2010

Hay veces que le entregamos nuestras vidas a alguien que ni siquiera sabe que es lo que quiere. Tratamos de dar lo mejor de nosotros. Les damos nuestro tiempo, nuestros pensamientos, nuestras más tiernas miradas, todo nuestro amor. Vivimos pensando pura y exclusivamente en esa persona. Nos imaginamos la historia perfecta. Toda una vida, todas nuestras noches, nuestras mañanas.
Y lo más sorprendente, es ver que ni siquiera lo valoran. Mientras nosotros quedamos atrapados en una fantasía. La otra persona no nos entendió o no llego a sentir lo mismo. Planear las cosas pareciera que no nos sirve de nada. Porque amamos con locura, si después nos rompen el corazón. Para que luego nuestra vida se convierta en un mar de lágrimas.
¿Por qué nos utilizan y después se olvidan de nosotros? ¿No ven que los amamos con el alma y le damos lo mejor que podemos dar? Sin espera de nada imposible.

Solo esperamos una muestra de amor y cariño, un abrazo, un te amo.

0 comentarios:

Publicar un comentario