sábado, 7 de agosto de 2010

Cuando una caricia
por mínima que sea
nos hace templar
de pies a cabezas,
estamos dispuestos
a hacer cualquier cosa,
sin pensar en las
consecuencias...

0 comentarios:

Publicar un comentario