lunes, 12 de julio de 2010

El mundo está lleno de personas, todas muy distintas entre sí, todas son únicas, ninguna es parecida a las demás. Con cada una de estas personas establecemos relación, ya sea por una amistad, por cuestiones laborales, por vínculos sanguíneos. Todas ellas nos producen distintos efectos, causándonos algún tipo de sentimiento, creando un impacto en nuestras vidas. Existen algunos, que son de buenos sentimientos que hacen que la vida junto a ellos sea más placentera y que día a día su compañía sea algo que agradezcamos. Pero también coexisten otros muy viles que hacen que la vida sea más desgraciada, y su único objetivo es querer ponernos tristes.

Lo difícil es reconocer a cada una de estas personas, distinguir los buenos de los malos. Los malos esconden su apariencia, dando un aspecto de lo que no son en verdad, asiéndonos creer de forma errada sus verdaderos sentimientos. Son personas con doble identidad, la primera vez que los vemos, tratan de que nos caigan bien, de dar el mejor aspecto posible. Usan tácticas para engañarnos y seducirnos, con tal de hacernos creer su juego.

Mientras que nosotros, desconocemos sus intenciones, ellos nos engañan con sus mentiras, ocultan sus ambiciones. Traicionan a aquellos que dicen que aman. Son fríos y egoístas, muy egocentrismo, solo existen ellos, nadie más. Se sienten los mejores, que son superiores a los demás, muy insensibles. Tratan de sacarnos nuestra alegría, amor, felicidad, sueños, todo, y cuando consiguen su objetivo, se marchan. Usan su habilidad para controlarnos y luego hacernos sentir mal. Su vida la convierte en una rutina perversa, no ven que a los demás les afecta, jamás se preocupan de las consecuencias de sus actos.

Son personas incapaces de amar a alguien, solo se centran en conseguir lo que desean. En absoluto podemos esperar algo bueno de ellos, porque no les importa nadie. Buscan pretextos para defenderse, para justificar su manera de obrar, formas que le ayuden a resguardarse. Si hacemos muy significativas a este tipo de personas en nuestra vida, puede llegar a ser un completo desastre…

0 comentarios:

Publicar un comentario